dijous, 21 de febrer de 2013

Pere Navarro, el republicà


Abundant en la seva proposta sobre l'abdicació de Juan Carlos I en el seu fill Felipe, i tot això d'obrir una segona transició, avui es poden llegir, noves declaracions del mateix líder del PSC, Pere Navarro, en diferents medis: "El meu republicanisme haurà de esperar una mica més, l'objectiu de futur és la República, però ara necessitem un nou Rei perquè es consolidi el país i construïm una Espanya federal ". Més declaracions: assegura que "molta gent" li ha felicitat per reclamar l'abdicació de Juan Carlos de Borbón (escric el seu nom en castellà, perquè hi han traduccions que ofenen) i defensa que "Hem de apropar la política al que opinen els ciutadans". Molt maco, tot plegat.

No entenc absolutament res. Anem a pams: això de la segona transició em sembla molt , el tema d'abdicar, genial; que la República sigui el futur, ho comparteixo i ho aplaudeixo (benvingut al republicanisme, si es el cas)... Però,
per molt que m'encaparri,  no m'entra al cap la ocurrència aquesta de posar al lloc del Rei Juan Carlos I a l'hereu, mantenint la mateixa lògica d'allò que, se suposa, s'està qüestionant. De la mateixa manera que no entenc gens això del dret a decidir de Catalunya en el marc de la legalitat constitucional del Regne d'Espanya que, mentre no es demostri altre cosa, és com no decidir res de res, o, pitjor, que altres decideixin per tu. Una mica incoherent tot plegat, la veritat...Vistes les tendències electorals i l'actitud refractària del PSOE, el seu germà gran estatal, no serà que Pere Navarro ja no sap que fer perquè algú li faci una mica de cas?

dilluns, 18 de febrer de 2013

La "peineta" como Bien de Interés Cultural

2011: "Ánsar", un ejemplo de casticismo ibérico...

2013: Bárcenas, manteniendo las esencias patrias.

divendres, 15 de febrer de 2013

¿Dónde está la injuria?


Amadeo Martínez Inglés, coronel retirado, se enfrenta a más de un año de prisión por injurias al rey cuando, en realidad, no ha dicho nada extraordinario: "El rey no es el jefe de las Fuerzas Armadas, es sólo un sinvergüenza" y, además, argumentado a la perfección: en diciembre de 2011, cuando se destapó el escándalo de Urdangarin (…) el rey lo tapa, porque en 2005 se entera de lo que hace su yerno y lo manda a Estados Unidos con un sueldazo de millones en lugar de ir a un juzgado y denunciarlo. Eso es un delito de encubrimiento" (1). Blanco y en botella… ¿Dónde está la injuria?

La verdad es que no hay que extrañarse de nada, aquí las “manos sucias” de la dictadura se pasean a su antojo: unas los hacen desde una apacible jubilación, otras siguen ocupando cargos relevantes en la administración pública (empezando por la Jefatura del Estado), la judicatura o en la empresa privada y, alguna (y muy relevante, por cierto), hasta que biológicamente se extinguió, ocupó la presidencia de honor del principal partido de la derecha española, hoy en el Gobierno, y gobernando, por cierto, con unas medidas no explicadas ni refrendadas en las urnas,y que, además, lleva fatal todo lo que suene a participación ciudadana, a no ser que hablemos de los toros como Bien de Interés Cultural.

Demasiadas cosas chirrían y huelen mal en este edificio jurídico nuestro con forma de piel de toro. Los nudos gordianos de la dictadura siguen atados y bien atados. Décadas después de aquella fría madrugada del 20 de noviembre de 1975, Spain sigue siendo demasiado... ¿different?  Toda mi solidaridad y agradecimiento, coronel,  por ser valiente y coherente. Con más militares como usted, la sociedad en la que vivimos sería otra y esto se parecería más a una democracia madura y menos a un cortijo. Espero no acabar procesado por expresarme. Aunque, al paso que vamos, todo se andará...

_________________________

Notas:

(1) http://www.publico.es/450690/el-rey-no-puede-quedar-como-un-senor-ejemplar-y-democrata

dimarts, 12 de febrer de 2013

Corrupción


Fuente: http://loquemetocaloscojones.blogspot.com.es/

En los años ochenta Mecano cantaba aquello sobre la fiesta en la que se colaron: (...) unos entran, otros van saliendo y entre el barullo yo me cuelo dentro. Ahí me cole y en tu fiesta me plante. Coca-Cola para todos y algo de comer.  Mucha niña mona, pero ninguna sola. Luces de colores, lo pasaré bien… En esa época gobernaba Felipe, un joven abogado que, tras la debacle de UCD, irrumpió al frente del PSOE  con mayoría absoluta, toneladas de ilusión social y la promesa del cambio. Cantaba por aquellos días Miguel Ríos sobre esa promesa, imaginando un año 2000 hoy superado: Dicen que el fin del milenio, aumentará el mogollón. Si no ponemos remedio hoy, tendremos hambre, paro y polución…  Y no se ha equivocado el bueno de Miguel. En el siglo XXI, efectivamente, no “se ha puesto remedio” y, a los seis millones de parados, en términos democráticos, debemos añadir mucha  hambre y, sobre todo, una cantidad astronómica de polución.

Los casos Bárcenas, Pallerols, Casinos, Palau, Mercurio, Fabra… han tomado el testigo de los viejos Roldán, GuerraBanca Catalana, De la Rosa…  Plagiando aquel manifiesto que escribió un señor alemán barbudo: un fantasma (o varios) sigue recorriendo Europa y el mundo (al menos el nuestro) y todas las fuerzas de la vieja Europa, gobiernos, Estados y Monarquías (infantas, cuñados y allegados incluidos…) se han unido en santa cruzada para que la fiesta (como cantaba Mecano) no decaiga. Y no decae: el último episodio es la feria que, presuntamente, se han montado en corrillo Alicia Sánchez-Camacho, el PSC y Jordi Pujol Ferrusola, con amante, comida en restaurante glamoroso y espías incluidos, en  una especie de miscelánea (paso de la música al cine) entre una de las películas míticas de Bond, James Bond y, volviendo a los ochenta, algún clásico de Almodóvar; Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón, por ejemplo. 

Buscando paralelismos para describir este esperpento, retrocedo un poco más y podría pasar del cine al cómic, llegar a la infancia y meter en el mismo saco a la 13 Rue del Percebe (demasiados aspirantes para vivir en el ático) o a Pepe Gotera y Otilio. Los que nacieron en los sesenta, fecha preconstitucional, me entenderán mejor.  Volviendo al presente y a la realidad: tal vez, la Curia Vaticana, ahora que tiene una vacante, debería tomar muy en consideración la posibilidad de adjudicar el Papado a un candidato español, por aquello de que, de ese modo,  por tradición cultural, podrán  tener la total certeza de que no dimitirá en pleno ministerio ni con ácido sulfúrico y, por tanto, la productividad del puesto de trabajo queda, humana y divinamente, más que garantizada. Hay cosas demasiado repugnantes (y demasiado cotidianas…), para tomárselas de otra forma que no sea con este ejercicio de nostalgia y humor. Al fin y al cabo, no es mala terapia y es bastante más saludable que recurrir a los remedios farmacológicos u otras drogas.

divendres, 8 de febrer de 2013

La cigala, la formiga i el pressupost de la UE

Aquí sota us deixo quelcom que molt bé podria ser una trista i obscena metàfora del que, ara per ara, és la UE (amb el seu flamant Premi Nobel de la Pau) i, per extensió, el món. Cada vegada es fa més gran el forat negre podrit pels diners: massa pes dels mercats, molt poca política i, menys encara, mecanismes de control democràtic. Plou sobre mullat al vell continent: el pressupost per 2014-2020 és el més restrictiu de la història de l'eurozona. És el triomf dels fanàtics de l'austeritat dogmàtica, Regne Unit i Alemanya, que reclamaven més ajustos, davant la derrota dels que defensaven un pressupost ambiciós que afavorís el creixement

En tot cas, qui pitjor parat surt d'aquesta "guerra" és, en primera instància, tot el sud d'Europa (que también existe, però, sembla ser, cada vegada menys...) i, més a fons, tota la ciutadania. Comparteixo, doncs, unes imatges que parlan de tot aquest embolic. Los lunes al Sol és una d'aquelles pel·lícules que sempre és bo tornar a veure. En aquesta escena trobem una enorme lliçó d'economia, sociologia i història, que ens brinda el personatge de "Santa", interpretat per un enorme Javier Badem. La faula de La Fontaine adquireix una dimensió molt apropiada per entendre els temps que corren i el món en el qual vivim.





PD: ¡Que hija de puta la hormiga!

dijous, 7 de febrer de 2013

Hoy se cumple un siglo del nacimiento de Ramón Mercader


Entre la Barcelona de principios de siglo y la que recibió con entusiasmo a los Rolling Stones, en 1976, se encierra la vida de un hombre, Ramón Mercader, un hijo de su tiempo y miembro de una familia que encarna las contradicciones de un siglo. *


Ramón Mercader nace en la Barcelona convulsa de principios de siglo, en el seno de una familia de origen burgués. Su madre, Caridad del Río, proviene del mundo colonial, y será un personaje importantísimo en su vida. Su padre, Pablo Mercader, es un propietario textil de Badalona. De muy joven, Caridad se acerca al mundo de la bohemia, el anarquismo y las luchas obreras de Barcelona, lo que le alejará traumáticamente de su familia, conduciéndola a un exilio en el sur de Francia, donde iniciará la militancia comunista y tomará contacto con los órganos soviéticos. La guerra civil fue el caldo de cultivo para que el P.S.U., con el apoyo de la Unión soviética, ascendiera vertiginosamente al calor del contexto revolucionario, y con él, personajes como Caridad, se acercarán a esferas de influencia política importantes dentro de los órganos de poder estalinistas.

En el año 1937 Ramón Mercader se exilia a la U.R.S.S., recibiendo una educación especial al servicio de la KGB -desde el punto de vista de un comunista convencido de la época, este hecho debía colmar todas las aspiraciones de un joven revolucionario-. Ese mismo año aparece en París con el nombre de Jack Mornard y a partir de su romance con Silvia Redot, joven militante trotskista, puede acercarse al entorno del viejo revolucionario León Trotski. Al mismo tiempo, su madre, Caridad, se encuentra en Méjico, con la excusa de la negociación de un envío de armas para la República española, justamente en víspera de la aceptación del asilo político de Trotski por parte de Cárdenas. Lo que realmente estaba haciendo Caridad Mercader era preparar el asesinato de León Trotski, en ese momento el estalinismo maneja dos estrategias para este fin: el asalto directo a la casa de Diego Rivera y Frida Kalho que, convertida en fortaleza, alojaba a Trotski, o la introducción de un agente en su entorno, triste papel que le tocará jugar al "joven revolucionario" Ramón Mercader, ahora transformado en sicario de una razón de estado.

En 1949 se consuma el asesinato, después la cárcel, el olvido, el silencio del asesino... En palabras de Vázquez Montalbán, Ramón a de afrontar su crimen y su soledad con una mezcla de patriotismo y espíritu religioso. En 1960, un Ramón envejecido y solitario cumple su condena y es acogido en la Habana para regresar después a Moscú con otro nombre, Ramón López, héroe de la U.R.S.S; héroe sin pasado, sin juventud, sin identidad... No puede reconstruir su vida. En el 74, enfermo de cáncer, regresa a Cuba a morir. Tres años después será incinerado en Moscú en el más absoluto anonimato. "Ramón Ivanovich López, héroe de la U.R.S.S" será el epitafio que rezará en su lápida anónima, extraña, fría, un punto aislado en un agujero negro de la historia, la punta de un monstruoso iceberg llamado estalinismo, capaz, desde la pura razón del dogma, de eliminar física y mentalmente a individuos y sociedades en nombre de unos grandes principios, tras los que se esconden oscuras razones de estado. Por desgracia, no es nada nuevo, ni mucho menos superado. Hoy no es un día para rememorar, pero sí para ejercitar la memoria.



* Asaltar los cielos, documental producido por Cero en conducta, SL, Madrid (1996)

divendres, 1 de febrer de 2013

Cleptocracia



Decían en el 68 parisino aquellas cosas que han acabado poblado nuestro imaginario colectivo: “La imaginación al poder”, “Prohibido prohibir”, “Debajo de los adoquines  está la playa”… Y, del 1968 al 2013, medio siglo después,  hemos llegado a otra versión 2.0, tuneada, castiza e ibérica. Hace unos días escribí que lo de Bárcenas era una pequeña punta del iceberg que se esconde debajo y, visto lo visto, debajo, más que un iceberg, estamos encontrando  toda una glaciación en términos geológicos.  La imaginación está siendo superada dramáticamente por la cruda y maloliente realidad del poder. Da asco y pavor ver con toda claridad que estamos gobernados por una cleptocracia que, no sólo incumple su programa electoral, sino que, de forma delictiva (presuntamente), lleva décadas lucrándose a costa de nuestro dolor social (cosas como los recortes sociales, las reformas laborales y la austeridad dogmática duelen mucho…) y, por supuesto, nuestra ignorancia: cuando se comete una estafa es importante (o al menos deseable para el que comete el delito) que la víctima no sepa lo que le están haciendo. Lo más alucinante es como el delincuente (presuntamente), cuando es señalado, se empeñe en negar lo que, a la luz del sol, se hace palmario, visible y oliente.

Para estos delincuentes (presuntamente) está prohibido prohibir: prohibido reconocer la viga propia (la paja ajena es otra cosa…), prohibido someterse al imperio de la ley, que ellos mismos gestionan y legislan, y, por supuesto, prohibido dimitir y convocar elecciones. Me imagino que, tanto cemento proveniente de la especulación inmobiliaria, se ha  acabado adhiriendo a su piel, cosa que les ha provocado un tremendo endurecimiento del rostro y una gran dificultad para ver más allá de su ombligo. Debajo de los adoquines es complicado encontrar la arena de la playa, pero parece ser que, debajo de determinadas mantas, sí que es posible encontrar arena, toneladas de arena impregnadas de chapapote maloliente. No es un problema que afecte a un número determinado de elementos que “se han portado mal”. Lo que aquí  se expresa es algo mucho más global, que tiene que ver con calidad de nuestro modelo democrático en su conjunto y afecta, absolutamente, a todas las instancias del Estado, desde el mundo municipal, hasta la propia Casa Real (presuntamente, por supuesto). La cosa tiene un nombre: fraude democrático, sistémico y global. Me parece que la única medicina válida para esta patología está en la propia ciudadanía, que debemos ejercer como tal y exigir unos mínimos de legitimidad democrática  (con la movilización, la participación y el voto, cuando toque) donde no la hay. No existen otros atajos, ni varitas mágicas... ¿Qué más tiene que pasar para decir basta?

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...